La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo aseguró que a partir de hoy regresarán 691 familias a sus casas.

 

Los avances técnicos que se han alcanzado en Hidroituango, tales como la culminación de la presa y el taponamiento de las filtraciones en la casa de máquinas, fueron las razones por las cuales la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd) modificó el estado de alerta de rojo a naranja para las comunidades ubicadas aguas abajo del proyecto.

 

EPM confirmó que con esta decisión regresarán, paulatinamente, 691 familias a sus hogares en el corregimiento de Puerto Valdivia. “La modificación del estado de alerta de roja a naranja nos permite emprender todo el proceso de reconstrucción de la infraestructura comunitaria que se vio afectada, cuyos trabajos iniciaremos este sábado”, explicó Jorge Londoño de la Cuesta, gerente general de EPM.

 

El directivo aseguró que este avance se logró gracias a los trabajos técnicos que se han desarrollado a lo largo de este año en el proyecto. Entre ellos, destacó que la cota 435 ya alcanzó la presa, la eficiente operación del vertedero (para evacuar la creciente máxima probable de 22.600 m3/s), el taponamiento de conducciones o filtraciones en la casa de máquinas, y los avances para cerrar el túnel de desviación derecho.

 

Eduardo José González, director de la Ungrd, detalló, a su vez, que tras recibir soportes técnicos por parte de la interventoría de EPM y consultores, sobre la disminución de vulnerabilidades en el proyecto, se llevó a tomar esta decisión. De hecho, aclaró que en el plan de retorno se comprende acciones de diagnóstico de las condiciones de la infraestructura física.

 

Para llevar a cabo este plan, EPM también anunció que creó una Dirección de Gestión del Territorio. Esta unidad se encargará del restablecimiento de viviendas, la activación de servicios públicos, el fortalecimiento de la gestión del riesgo, el apoyo psicosocial y los traslados a las viviendas.

 

“La comunidad ha sido paciente con las dificultades que generó la contingencia de Hidroituango y comprendió que EPM estaba haciendo su mayor esfuerzo por resolverla lo más pronto posible. Fueron 16 meses en los que se trabajó con ellos y esto da un alivio para los habitantes”, dijo Londoño.

 

¿Qué viene para el proyecto?

 

Pese a que aún no se han comenzado las tareas de recuperación de la casa de máquinas, EPM mantiene la promesa de entregar energía a finales de 2021 con dos de sus ocho turbinas. Así lo indicó hace unos días Gustavo Jiménez, gerente de la Sociedad Hidroituango, quien aclaró que por ahora se le apuesta a consolidar el macizo de la casa de máquinas. para luego iniciar el montaje de los equipos de generación, aquellos que se perdieron cuando en 2018 la empresa decidió inundar esta parte del proyecto por la contingencia.

 

Fuente: Kevin Steven Bohórquez Guevara – www.larepublica.co

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario