El Banco Mundial prevé que la demanda global de crudo superará el próximo año los niveles máximos antes de la pandemia Covid-19

Se espera que los precios del petróleo crudo alcancen un promedio de US$74 por barril el próximo año, para luego caer a US$65 en 2023 a medida que se recupere la producción mundial, revela un reciente informe del Banco Mundial sobre las perspectivas de los mercados de productos básicos.

El organismo multilateral sostiene que los precios del crudo han venido repuntando principalmente debido al alza de los precios del gas natural, lo que hizo a su vez aumentar la demanda de petróleo para fines de calefacción y generación de electricidad. De este modo, prevé que la mayor sustitución de petróleo por gas natural para fines de calefacción y electricidad aumentará la demanda en más de 500.000 barriles por día.

Dice el Banco Mundial que el petróleo siguió recuperándose durante el tercer trimestre, aumentando también en octubre.

En gran medida los precios estuvieron impulsados por una mayor demanda, por las interrupciones en el suministro relacionadas con fenómenos meteorológicos, la crisis en la cadena de suministros y la restricción de la producción por parte del grupo de la Opep y sus aliados, la Opep+.

“El aumento de los precios de la energía plantea importantes riesgos a corto plazo para la inflación mundial y, si se mantiene, también podría incidir en el crecimiento de los países importadores de energía. El fuerte repunte de los precios de las materias primas está resultando ser más pronunciado de lo previsto. La reciente volatilidad de los precios puede complicar las decisiones políticas a medida que los países se recuperan de la recesión mundial del año pasado”, asegura Ayhan Kose, economista jefe y director del Grupo de Perspectivas del Banco Mundial, que estuvo a cargo del informe.

 

Brayan Xavier Becerra – Larepublica.co

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario