La Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG) respondió frente a los duros cuestionamientos a la futura construcción de la planta Regasificadora del Pacífico, respondió la pregunta que muchos analistas se hacían ¿quién va a pagar la obra? está se pagaría en cerca del 85% quien la utilice y el restastante 15% a través de una estampilla por confiabilidad, dijo el comisionado experto Henry Navarro.

La planta va a tener dos funciones: 1. Atender eventos de confiabilidad y 2. abastecimiento continuo, añadió tras señalar que cuando se analizan las cifras de la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME), se evidencia que en promedio en los próximos diez años se usará la planta en un promedio del 85% de su capacidad.

Dijo que desde el Gobierno Nacional se está analizando, como reguladores, para que el cargo sea más bajo porque la tasa de descuento por la rentabilidad que hoy se le paga a los transportadores es muy alta y por lo tanto los cargos se van a afectar por ese cambio en la tasa de descuento.

Así lo indicó Sandra Fonseca, directora Ejecutiva de Asoenergía, al asegurar que tal como está planteada la estructuración del proyecto se impactarían las metas de reactivación post-Covid y, lo más preocupante, es que al encarecerse el costo del gas, los usuarios industriales se verían obligados a emigrar a otros energéticos más contaminantes como el carbón y el GLP, e inclusive trasladar la producción a otros países más competitivos de la región, amenazando el objetivo de usar el gas como energético de transición y se vería seriamente afectado el proceso de Transición Energética a energías limpias que se adelanta en el país.

La dirigente gremial explicó que la CREG publicó en febrero las resoluciones 006 y 007 de 2021, las cuales proponen permitir que el pago del proyecto de Regasificación del Pacífico se remunere antes de la entrada total de la planta y el gasoducto Buenaventura-Yumbo, en conjunto; lo que plantea la posibilidad de utilizar descargadores en tierra y transporte virtual de Gas Natural Líquido considerando dos efectos ineficientes: la utilización de la terminal solo como almacenamiento y una doble capacidad de regasificación, al necesitarse regasificación en los puntos de entrega y/o uso final del LNG, inclusive por parte de la demanda.

“Asoenergía ha manifestado que el proyecto contiene diversas incertidumbres en sus supuestos de análisis, y que la metodología utilizada para su estructuración no parece sólida; y que bajo dicha estructura hará que los usuarios respondan por el costo del proyecto, sin que este demostrada su necesidad, sin que este garantizada su conexión al SNT, sin considerar la elasticidad – precio de la demanda, incurriendo en costos mayores por un transporte de LNG en camiones y una segunda capacidad de regasificación según su utilización”, destacó Sandra Fonseca. “Es perentorio que los productores de gas doméstico certifiquen la oferta tanto en el mediano como en el largo plazo, para evitar sobre costos económicos y desarrollos de elefantes blancos con “obras inservibles, inconclusas o problemáticas”. Por esto se debe escuchar a la demanda y esta en manos del Congreso, en el proyecto de ley 365 de 2020 en trámite, su defensa.

Por tal razón, la directora Ejecutiva de Asoenergía hizo un llamado de atención al sector y a sus entidades para reconsiderar la estructuración del proyecto y del sector de gas en su totalidad. “Los datos del potencial de oferta de los productores parecen no coincidir entre los utilizados por la UPME, quien asume el agotamiento del gas en el corto plazo; y segundo, no consideran a la demanda en la afectación del precio en el consumo”, añadió. Es imperativo que los productores se pronuncien sin ambigüedad al respecto, tal como lo ha hecho Canacol.

Asoenergía reitera que apoya la integración de nuevas fuentes de oferta al sector de gas natural siempre y cuando sean competitivas y tengan un desarrollo adecuado, entre ellas la posibilidad de acceso al mercado internacional. Así mismo, advierte que lo que está distorsionando los precios de gas en el país es la metodología de transporte, y es allí donde se debe replantear y tomar decisiones de carácter estructural, y no ser usada para soportar ubicaciones de proyectos ineficientes para el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario