La primera refinería de capital privado iniciará su construcción en el primer semestre de 2020. Tendrá la capacidad para procesar hasta 150.000 barriles diarios.

 

Con una capacidad para procesar hasta 150.000 barriles diarios, la Refinería Colombiana Sebastopol iniciará su construcción a más tardar en el primer trimestre de 2020. Tras concretar la viabilidad de los recursos con V.I.P Group International, un fondo de inversión privado con sede en Estados Unidos, se prevé que el proyecto tendrá un periodo de desarrollo de hasta tres años, por lo que, según sus inversionistas, podría entrar en operación a más tardar en 2023.

 

El nuevo complejo industrial tendrá una extensión de 658 hectáreas y se ubicará en el municipio de Puerto Berrío, en inmediaciones al Río Magdalena. Entrará al sistema con el objetivo de ser complemento de la Refinería de Cartagena, pues podrá procesar desde diésel hasta naftas, gasolinas y jet fuel.

 

Así se lo confirmó a LR, Germán Casas, presidente de la Refinería Sebastopol, quien añadió que “se invertirán US$6.000 millones para todo el proyecto. Serán US$5.000 millones para la refinería, US$400 millones para la planta de energía y alrededor de US$600 millones para las otras unidades del proyecto”.

 

La nueva refinería tendrá, según Casas, cinco unidades funcionales de negocio: el complejo para procesar combustibles, una planta de energía de 135 megavatios, un puerto fluvial sobre el Río Magdalena, un parque industrial para complementar el transporte, y una planta de transferencia de productos terminados.

 

“Este es un proyecto que una vez finalizado tiene una caja en dólares de cerca de US$40 millones diarios. Ecopetrol produce US$170 millones diarios, pero nosotros como somos más chicos, pero tendremos planta de generación, puerto y refinación, tenemos una caja que nos permitirá pagar deuda”, explicó el directivo.

 

Al estar ubicados sobre el río Magdalena, de donde parten los productos refinados hacia el interior del país, Oleoductos Colombia y Ocensa podrán, según Casas, surtirle crudo a la nueva refinería. Es por eso que para el diseño del proyecto se contrató a la firma WorleyParsons, que a lo largo de este año terminará los diseños y pondrá el cronograma para la construcción.

 

“La entrada de operación de Sebastopol significaría que internamente podríamos producir derivados del petróleo que hoy estamos importando. Está ubicada en una zona estratégica que podrá abastecer a los centros de consumo del centro del país. Será un complemento muy bueno para la refinería de Barrancabermeja y la de Cartagena”, explicó Carlos Leal, presidente de la junta directiva de Acipet.

 

La puesta en marcha de este proyecto generará hasta 8.000 empleos en su fase de construcción. Se cree a 2023 ya estará en operación, por lo que ofrecerá entre 350 a 400 vacantes laborales en el sector.

 

 

Fuente: Kevin Steven Bohórquez Guevara – www.larepublica.co

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment