El cruce de amenazas entre Estados Unidos e Irán elevó el precio del barril de crudo Brent a US$ 68,79, mientras que el WTI texano subió a US$63,27.

 

La temperatura ha estado subiendo rápidamente entre Estados Unidos e Irán en los últimos días y los inversionistas de algunos mercados han estado sintiendo el calor.

 

Tras el cruce de amenazas entre Washington y Teherán –que se mostró dispuesto a tomar represalias por el ataque aéreo que dejó muerto al general iraní Qasem Soleimani–, las tensiones llevaron al precio del petróleo Brent a superar los US$ 70 por barril durante la mañana.

 

Si bien el pasar de las horas aminoró el entusiasmo por el commodity, de todos modos las unidades de crudo tanto en Europa como en EEUU alcanzaron máximos no vistos en ocho meses.

 

En el caso del petróleo Brent europeo, el barril se ubicó al cierre de esta nota en US$ 68,79, cercano a sus máximos de mayo del año pasado, mientras que el WTI texano se cotizó en US$ 63,27, el mayor precio en ocho meses.

 

La tensión geopolítica no sólo afectó al mercado de materias primas. Si bien los papeles de la estatal saudita Aramco profundizaron su agresiva contracción de casi 2% del domingo, acumulando una baja de más de 9% tras el peak que marcaron a días de su apertura en bolsa, las productoras de EEUU celebraron las noticias: la gigante Exxon Mobile subió 1,33%, acompañada de un incremento más tímido en Chevron. Además, las firmas estadounidenses Laredo, Baytex, Denbury, EOG, Centennial Resources, Bonanza Creek, Oasis Petroleum, Occidental Petroleum y Pioneer Natural Resources subieron más de 3% en bolsa ayer. La gigante europea BP Plc anotó un alza de 2,03%.

 

Conflicto en la región

 

El comportamiento de los activos ligados al petróleo está íntimamente relacionado con la evolución del conflicto entre Irán y EEUU, según destacan agentes del mercado internacional.

 

“Irán siempre fue un riesgo que era probable que volviera”, dijo a DF el analista de petróleo del banco de inversiones británico Panmure Gordon & Co, Colin Smith, agregando que “no está claro cómo van a reaccionar” al ataque de EEUU.

 

El analista indicó que la mayor pregunta hacia adelante será cuál es la respuesta del país de Medio Oriente y qué efecto tendrá en el mercado físico de crudo en el largo plazo.

 

“No creo que el precio pase mucho tiempo sobre US$ 70, a menos de que haya una amenaza significativa al Estrecho de Ormuz (un enclave estratégico para el flujo de petróleo a nivel mundial, ubicado entre Irán y Omán) o un ataque sistemático a plantas petroleras en países vecinos”, indicó Smith.

 

Desde el banco de inversión suizo Julius Baer, el head of Economics & Next Generation Research, Norbert Rücker, señaló que la escalada de tensiones entre EEUU e Irán “trae mucha incertidumbre y adivinanzas geopolíticas por parte de los inversionistas leyendo reacciones”.

 

Si bien el ejecutivo ve el cierre del Estrecho de Ormuz como un evento poco probable, sí destaca que “el deterioro en Irán trae consigo riesgos de suministro” y subieron su target de corto plazo a US$ 65 por barril.

 

Dólar sube a $ 772

 

En la mañana de ayer, las mayores bolsas del mundo recogían la incertidumbre internacional y arrojaban agresivas caídas, pero luego suavizaron las pérdidas.

 

Asia cerró el día con Japón perdiendo 1,91%, Hong Kong contrayéndose y China retrocediendo un 0,38%, mientras que en Europa el EuroStoxx 50 cedió 0,55%, el FTSE 100 bajó 0,62% y el DAX alemán cayó 0,70%. En América, los tres mayores índices de Wall Street arrojaron subidas, acompañados de todos los mayores mercados latinoamericanos menos Brasil y México.

 

En el mundo de los activos refugio, tanto los bonos del Tesoro de EEUU como el yen revirtieron sus subidas de la mañana, pero el oro mantuvo algo de ímpetu, con un alza de 0,87% .

 

En el caso de Chile, el efecto no fue relevante en la bolsa, pero sí en el mercado cambiario. Mientras que el S&P IPSA revirtió las bajas de la mañana hasta cerrar con un alza de 0,92% que lo dejó en 4.884,39 puntos, el tipo de cambio captó las preocupaciones internacionales y subió casi $ 16 hasta cerrar en $ 772,13, su mayor valor en casi cuatro semanas.

 

“Analizando la divisa técnicamente podemos verla durante la semana hacia la zona de los $ 780. De mantenerse este escenario en el cual el Banco Central decida no intervenir, podríamos ver incluso precios objetivos en los $ 800”, afirmó el analista de de mercados de XTB Latam, José Godoy.

 

De todos modos, se espera que los inversionistas sigan mirando con atención la evolución de las relaciones entre ambos países en busca de una dirección en la cual llevar sus apuestas por riesgo.

Fuente: Diario El Financiero

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment