Con el acuerdo, EPM afirmó que el proyecto transitará por un escenario de mayor certidumbre para asegurar la entrada en operación

Seguido por el desembolso de Mapfre, donde EPM recibirá $2,4 billones en enero por concepto de la póliza Todo Riesgo Construcción de Hidroituango (del total de $3,82 billones), ayer se conoció que los contratistas del proyecto -el consorcio constructor Camargo Correa, Coninsa Ramón H y Conconcreto (CCC Ituango)- firmaron una prórroga por ocho meses y tres más de empalme, con miras a garantizar la continuidad de las obras.

Como ya se conocía, el desembolso de 88,3% del valor del detrimento patrimonial del proyecto como consecuencia del siniestro dio paso a que la inhabilidad de los contratistas fuera un tema erradicado.

El gerente general de EPM, Jorge Carrillo, apuntó que con base en el acuerdo de pago y sumado a la extensión de los contratos con grupos de diseño, asesoría e interventoría, la prórroga se hizo efectiva hasta agosto con un periodo adicional para asegurar la entrada en operación de las dos primeras turbinas, las cuales están previstas para julio y noviembre de 2022, respectivamente.

“Hemos suscrito la prórroga con el consorcio encargado del desarrollo del proyecto Hidroituango por ocho meses, como se había anunciado en la última semana de noviembre más tres meses de empalme”, expresó Carrillo.

Así, frente a la decisión de la Contraloría General de la República, el directivo manifestó que hay un escenario de mayor certidumbre frente a las inhabilidades planteadas por la sanción, motivo por el que el proyecto estará menos expuesto a factores exógenos y se cumplirá a cabalidad con los cronogramas establecidos en el plan.

Ante este punto cabe anotar que el CEO de Mapfre, Pablo Andrés Jackson, había manifestado que el contrato de transacción implica concluir de manera definitiva con la indemnización y el cumplimiento de las obligaciones.

Sin embargo, de cara al anuncio, aún quedan por solucionar aspectos como el levantamiento de la Resolución 00820, que suspendió el desarrollo de actividades ordinarias en el proyecto tras el siniestro ocurrido el 28 de abril de 2018.

Respecto a este hecho, Rodrigo Suárez, director de la Anla, puntualizó que EPM aún debe demostrar que el proyecto está en condiciones de operación bajo la contingencia y en condiciones óptimas a futuro, en especial para las obras principales como el vertedero, casa de máquinas, la presa y el macizo.

No obstante, Carrillo expuso que no ve razón alguna para que el estudio contratado con la firma Pöyry no permita dejar en claro las condiciones de operación para comunidades aguas abajo, entre otros factores.

Frente a la salida del BID, el gerente expresó que el hito del contrato de crédito era tener acuerdos hasta que entrara el proyecto. Eso se venció el 30 de noviembre. El prepago acordado se realizará la semana entrante, el 22 de diciembre.

Dado este escenario, a su turno, Alejandro Castañeda, director ejecutivo de Andeg, hizo hincapié en que la subasta de cargo por confiabilidad de 2019 alcanza a cubrir la demanda hasta 2023. Sin embargo, si Hidroituango evidenciara inconvenientes con su puesta en marcha más allá de 2022, habría consecuencias como impactos en el precio de la bolsa, partiendo de que la central en el río Cauca generará 17% de la energía en firme del país.

Anderson Urrego – Larepublica.co

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario