Con un primer pozo delimitador en aguas frente a costas de Córdoba y Sucre, la multinacional busca tener más certeza de potencial de gas en esta zona.

Con el inicio de las tareas de perforación en aguas del mar Caribe, Shell no solo comienza oficialmente sus labores hidrocarburíferas (más hacia el gas natural) en el país, sino que da el primer paso para reactivar las actividades exploratorias en aguas frente a las costas colombianas.

Así no solo retorna la multinacional petrolera al país, sino que además lo hace de la mano con el Grupo Ecopetrol, en un asocio 50%-50% con el fin de encontrar resultados positivos hacia finales del primer trimestre del próximo año.

Por esta razón, las dos petroleras están en los ajustes finales con el fin de dejar trazado el definitivo monto de inversión para desarrollar la perforación del primer pozo explorador en una misión que comenzaría en los primeros días del 2022.

“Recibimos el aval de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) para desarrollar las tareas offshore en aguas del mar Caribe y esto cambia la presencia de la compañía en Colombia. Somos la empresa internacional para la operación de hidrocarburos en aguas profundas y ultraprofundas con más relevancia. La tarea iniciará con una fase exploratoria para los bloques Fuerte Sur, Purple Angel y COL-5”, señaló Ana María Duque, presidenta de la multinacional petrolera para Colombia, Centroamérica y el Caribe.

Para Shell, estos bloques donde comenzarán sus actividades de exploración son de su interés porque presentan una potencialidad y en sus yacimiento existen algunas reservas de gas natural descubiertas.

Por esta razón, desde el pasado mes de abril los técnicos de la petrolera europea se han concentrado en dos tareas: primero, evaluar el conocimiento técnico de la zona, más cuando es frontera, donde hay que entender mejor la calidad del reservorio en cuanto a su prospectividad y el volumen que se puede extraer.

Por esta razón es que para comienzos del próximo año se perforará un pozo de delimitación, para determinar si es comercial este combustible.

“Este pozo se localizará en un área de evaluación integrada que servirá de referencia a los tres bloques, y que es una fórmula que contiene la última minuta offshore. Y segundo, este proyecto crea una pauta en el mercado colombiano, ya que las reglas, normas y tecnología de una operación en aguas marinas, son totalmente distintas a las de una onshore”, dijo Duque.

En el marco del Congreso de la Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas), la líder de la multinacional petrolera señaló que con el desarrollo del pozo delimitador, esperan tener resultados óptimos desde el plano geológico para tener claridad y más certeza sobre la cantidad y la calidad del hidrocarburo en estas aguas frente a las costas de los departamentos de Córdoba y Sucre, en “un trabajo que se realiza en asocio con Ecopetrol”.

Cabe recordar que, adicionalmente la ANH y Shell suscribieron en marzo de 2019 dos contratos de exploración y producción (E&P) costa afuera (offshore) con compromisos de inversión por cerca de US$100 millones en la primera fase para los bloques COL-3 y GUA OFF-3.

Y dos semanas después, Shell y Noble Energy, previa aprobación de la ANH suscribieron un otrosí de cesión de intereses, derechos y obligaciones en los contratos para estos dos bloques, en donde la petrolera europea cedió el 40 % de su participación y la calidad de operador a la firma estadounidense Noble Energy.

“Los proyectos offshore no solo requieren desembolsos desde el punto de vista monetario, sino también tecnológico y cableado marino. Hemos recibido todas las aprobaciones pertinentes de parte del Gobierno, y este es un paso muy importante para seguir explorando el Caribe colombiano”, afirmó Duque.

PORTAFOLIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario