En el corto plazo no se evidencian riesgos en la atención de la demanda.

 

Los embalses del Sistema Interconectado Nacional se encuentran en mínimos históricos, debido a la reducción inusual de las lluvias.

 

Según las predicciones del IDEAM es posible que en junio y julio de 2020 se tengan aportes hídricos deficitarios en el sistema. Hay incertidumbre respecto a las condiciones climáticas para el segundo semestre y el verano 2020-2021.

 

En el mediano plazo, contando con la entrada en operación de los proyectos de generación con asignaciones de Obligaciones de Energía Firme, no se evidencian, en condiciones normales, dificultades en la prestación del servicio; no obstante, condiciones extremas de hidrologías secas u otras situaciones inesperadas podrían llevar al Sistema a una condición de riesgo para la prestación del servicio en el siguiente verano 2020-2021.

 

En el largo plazo no se evidencian riesgos en la atención de la demanda.

 

Es necesario hacer seguimiento continuo a todas las variables del sistema, para administrar adecuadamente los recursos del sistema ante la incertidumbre de las condiciones de hidrología y demanda que se pueden presentar.

 

XM tiene como responsabilidad la planeación operativa del Sistema Interconectado Nacional, SIN,  para lo que realiza permanentemente análisis energéticos y eléctricos en horizontes de corto, mediano y largo plazo, considerando la variabilidad y comportamiento de la hidrología y demanda, disponibilidad de combustibles, de generación y redes de transmisión, entre otros, por medio de escenarios que permitan garantizar la operación segura, confiable y económica del Sistema e identificar riesgos que se puedan presentar en la atención de la demanda de energía del país.

 

Análisis horizonte de mediano plazo (hasta 2 años)

 

Los análisis energéticos realizados, al considerar escenarios prolongados de baja hidrología en los próximos 2 años y la entrada de proyectos con obligaciones de suministro de energía (Obligaciones de Energía Firme, OEF), permiten concluir que el Sistema contaría con los recursos necesarios para la atención de la demanda en el país. No obstante, se podría requerir por periodos prolongados generación térmica superior al promedio del último año, lo que requeriría una adecuada gestión de los recursos y una coordinación sectorial para responder ante situaciones de déficit de aportes hídricos.

 

Análisis horizonte de largo plazo (hasta 10 años)

 

En el horizonte de largo plazo (hasta el año 2030), teniendo en cuenta 100 posibles escenarios hidrológicos, la entrada de los proyectos de generación con asignación de Obligaciones de Energía Firme y las obras de transmisión definidas en los planes de expansión, las simulaciones muestran que los recursos serían suficientes para la atención confiable de la demanda de energía del Sistema.

 

Para Jaime Alejandro Zapata Uribe, gerente del Centro Nacional de Despacho: “Si bien es cierto los embalses del país están en niveles mínimos históricos, la matriz energética colombiana cuenta con 17.5 GW de capacidad instalada, de los cuales 11 GW son hidráulicos, 5.1 GW térmicos, y el restante, aproximadamente 1 GW, corresponde a plantas menores. Lo anterior quiere decir que nuestra matriz tiene una composición hidro – térmica que se complementa ante eventos de bajas hidrologías. Para el verano 2020-2021, se hace necesario llevar a cabo una revisión permanente de la evolución de los aportes al Sistema, una adecuada gestión de los recursos, hacer seguimiento a la evolución de la demanda y a las diferentes variables que nos permitan atender de manera confiable la temporada de verano. También nos parece importante invitar a los colombianos a hacer un uso eficiente de la energía y el consumo de agua en sus hogares.”

 

Fuente: www.xm.com.co

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario